aislantesacusticos.ventas@gmail.com
ventas@aislantesacusticos.com.mx
(55) 16591454
(55) 16591455
Aislamiento 1 Se define el sonido como una perturbación que se propaga en un medio elástico causando variaciones periódicas de presión y desplazamiento o variación de la velocidad de desplazamiento, en las partículas que conforman dicho medio.

 

El sonido audible se puede definir de dos maneras, como la percepción que tenemos de una forma de movimiento de las partículas bajo ciertas condiciones determinadas (perturbación acústica) o como la perturbación acústica que causa una respuesta auditiva.

Para entender claramente estas definiciones, imaginemos que las partículas que conforman el aire (medio elástico) se encuentran en reposo. De repente algo, como el movimiento de un objeto o el choque entre dos cuerpos, hace que se muevan (perturbación). Si este movimiento se repite varias veces en un periodo de tiempo, causará una variación periódica de la posición de las partículas.

Pero su movimiento oscilatorio será transmitido a las partículas que se encuentran a su alrededor y así sucesivamente. Este movimiento de las partículas genera cambios de presión en el medio y variación en su velocidad de desplazamiento. (La presión es igual a la fuerza que se hace sobre un área determinada y la fuerza es igual a la aceleración de un cuerpo por su masa. Debido a que las partículas inicialmente están en reposo y después en movimiento experimentan una aceleración).

Entonces lo que nosotros percibimos como sonido es la oscilación de las partículas que están dentro de nuestro oído y alrededor de nuestra cabeza, ya que esta vibración puede llegar a nuestros oídos por vía ósea.

Podemos darnos cuenta que el sonido en realidad es la energía que se transmite de una partícula a otra y hace que oscilen sin desplazarse. Esto se puede mostrar claramente si realizamos un montaje como el de la animación, ya que a nivel molecular ocurre exactamente lo mismo.

Es por esta razón que el sonido puede “atravesar” paredes, viajar en la estructura de un edifico, pasar del agua al aire o hacer vibrar una ventana. La fuente de sonido, por ejemplo un parlante, mueve a las partículas de aire a su alrededor, las cuales transmiten esta vibración a otras y así hasta llegar a la pared, cuyas partículas son excitadas por las de aire, transmitiendo esta vibración a las partículas adyacentes y la perturbación (onda acústica) sigue su camino hasta que la energía inicial se consume totalmente.
 

Ahora que ya hemos visto cómo se genera y transmite el sonido veamos algunas de sus propiedades.

Presión Sonora Intensidad
Dependiendo de la cantidad de energía que irradie una fuente sonora, generará una mayor o menor perturbación en el medio en el que se propaga. Una mayor perturbación sonora implica que se genera una mayor presión, lo que se percibirá como un sonido más fuerte. Debido a que la presión es el parámetro del sonido que se puede medir con mayor facilidad y que está directamente relacionado con la cantidad de energía que genera una fuente, la presión que genera un sonido es uno de los aspectos fundamentales para analizar cuando queremos caracterizar un problema acústico. Otro parámetro del sonido que usualmente se mide, es la intensidad sonora, la cual nos dice cual es la cantidad de energía por unidad de tiempo por unidad de área que produce una fuente determinada.
Frecuencia

La frecuencia del sonido nos dice cuántas veces por segundo oscilan las partículas cuando la perturbación acústica está presente en el medio.

Una frecuencia de 100 Hz significa que las partículas oscilan 100 veces en un segundo. El oído humano está en capacidad de percibir sonidos cuyas frecuencias se encuentren entre los 20 y los 20.000 Hz. Por encima y debajo de este rango se encuentran los ultrasonidos e infrasonidos, los cuales pueden ser detectados por algunos animales. Aunque ningún sonido está compuesto por una sola frecuencia (a excepción de los tonos puros, los cuales son generados artificialmente) sino por la suma de muchas de ellas, analizar el comportamiento del mismo en frecuencias particulares nos permite entender mejor sus propiedades.

Este rango de frecuencias audibles por el hombre, se divide en bajas, medias y altas. Los sonidos con frecuencias entre 20 y 320 Hz se consideran como bajas (suenan más graves); los comprendidos entre 320 y 3000 Hz como medias (en estas frecuencias está comprendido el rango de la voz); las mayores a 3000 Hz son consideradas frecuencias altas.

La suma de todas las frecuencias que emite una fuente se denomina espectro sonoro. Los gráficos a continuación muestran los espectros de distintos sonido

Comportamiento 1
Espectro del sonido