aislantesacusticos.ventas@gmail.com
ventas@aislantesacusticos.com.mx
(55) 16591454
(55) 16591455
Aislamiento 1 Los altos niveles de ruido a los que se expone la gente cada día pueden generar diversos problemas a la salud. Millones de personas conviven a diario con ruidos que sobrepasan los 65 decibelios (dB), estudios revelan que la exposición a altos niveles de ruido puede provocar serios problemas de salud.

 

Pérdida auditiva

La pérdida auditiva consiste en el desplazamiento del umbral de audición de forma temporal o permanente. El tipo de pérdida que se presente va a depender del tipo de ruido al que este expuesto y al nivel del mismo. Cuando una persona experimenta un desplazamiento en su umbral auditivo, requiere descansar de cualquier tipo de ruido intenso para que el oído se reponga y vuelva a su condición normal.

La tabla a continuación muestra los tiempos máximos de exposición al ruido antes de presentar algún tipo de daño auditivo.
Cuando los tiempos de exposición antes descritos no son cumplidos, se generaran daños auditivos permanentes, los cuales son irreversibles ya que implican la muerte de células ciliadas al interior de la cóclea, las cuales no se regeneran natural ni artificialmente y tampoco pueden ser reemplazadas en operaciones médicas. La única forma de evitar su muerte es prevenir las exposiciones sonoras elevadas.

La pérdida auditiva suele ser más acentuada en frecuencias comprendidas entre 4kHz y 6kHz ( a la vez es el primer rango de frecuencia que habitualmente se pierde). Determinados tipos de sonidos pueden provocar, además de la fatiga o muerte de las células ciliadas, desgarros del tímpano y luxaciones de los huecesillos del oído medio. Los ruidos involucrados en este tipo de traumas son impulsivos (disparos, explosiones, etc).

Efectos 1
Dolor de oído Enmascaramiento
Éste se presenta cuando una persona está expuesta a niveles superiores a 100 dB. Cuando existen enfermedades el umbral del dolor puede disminuir, como por ejemplo si se presenta una inflamación en el oído, bastan 80 dB para producir dolor. Se produce cuando el nivel de un sonido determinado aumenta de tal manera que no nos permite escuchar otros sonidos de interés. Un ejemplo de esto es por ejemplo si un sonido es detectable en condiciones normales a tan sólo 35 dB, y con la presencia de otro sonido es necesario que el primero aumente su nivel hasta 60 dB para ser escuchado.
Enfermedad vibroacústica (VAD):

Esta enfermedad es una patología de naturaleza sistémica que afecta al cuerpo en su conjunto y que es causada por la exposición prolongada al ruido de baja frecuencia y de alta intensidad. Se detecto en una población de técnicos aeronáuticos ya que mas del 10% de ellos fueron diagnosticados con una epilepsia tardía cuando el índice para esta enfermedad es de tan solo el 0.2%

El VAD se caracteriza por el crecimiento anormal de la matriz extracelular, la cual está formada por las sustancias que producen las células y que son excetradas al espacio entre ellas.

Este crecimiento, entre otros efectos, provoca que las paredes de las estructuras cardiovasculares aumenten su espesor. Una de las estructuras más afectadas por esta expansión anormal es el pericardio. Esta patología es aún más común que los desplazamientos del umbral auditivo en pacientes que padecen de VAD. La pérdida de audición es más pronunciada en frecuencias bajas, a diferencia de la pérdida usual alrededor de 4000 Hz.

Otras patologías asociadas a la exposición de ruido de baja frecuencia y alta intensidad son el incremento de la probabilidad de aparición de tumores malignos de células escamosas del pulmón y del tracto respiratorio y efectos genotóxicos que pueden desencadenar infartos cardiacos, accidentes cerebro-vasculares, cáncer, epilepsia y reacciones sociales violentas entre otros.

La enfermedad comprende tres etapas de desarrollo.

• Fase leve (1er a 3er año)

Los primeros síntomas habitualmente son ciertos comportamientos sociales anormales y cambios de humor. Se evita la permanencia en ámbitos ruidosos, como discotecas fiestas y bares. Se presentan mayores grados de irritabilidad, tendencia al auto-aislamiento y existencia de lapsos de pérdida de memoria.
Posteriormente, comienzan las quejas de dolores estomacales no específicos, flatulencia y cólicos. Alrededor de los 2 años de avance, aparecen infecciones en la orofaringe y bronquitis.

• Fase moderada (4to al 9o año)

Se presentan dolores en el pecho, con predominancia en el lado izquierdo. Luego del sexto año de exposición, los cambios de comportamiento se hacen más notables incrementando la tendencia al aislamiento social. El dolor de espalda también se hace muy frecuente.

En el séptimo año, es muy común que se manifiesten ratigas de causas aparentemente inexplicables, en muchos casos acompañadas de anorexia. Las probabilidades de infecciones de piel son muy elevadas y comúnmente se registran lesiones e inflamaciones en el estómago y el duodeno.

En el octavo año se presentan problemas urinarios y cólicos renales. Se puede presentar sangre en la orina, sin una infección asociada, y la probabilidad de tener cálculos renales aumenta.

Cerca de los nueve años de exposición se presenta conjuntivitis y las reacciones alérgicas.

La mayoría de estos síntomas se detienen temporalmente en un periodo de descanso, y desaparecen en forma permanente al cambiar de trabajo.

• Fase severa (después del 10° año)

En esta etapa son comunes las consultas psiquiátricas por ansiedad, depresión e incluso tendencias suicidas, reacciones violentas ante algunos ruidos y déficit cognitivos producidos por lapsos de perdida de memoria.

A los doce años de exposición, pueden aparecer hemorragias nasales, digestivas o en la mucosa conjunctiva, varices, hemorroides, ulceras duodenales, colitis espástica, esofagitis, apendicitis, divertículos de esófago o de colon y alteraciones en los movimientos de la vesícula biliar.

En el decimotercer año de exposición al ruido, se presentan decaiminentos anormales en la precisión visual, dolores de cabeza continuos que no pueden ser controlados, y dolores osteo-articulares severos en la rodilla, el codo y el hombro.

Alrededor del catorceavo año, se pueden presentar dolores musculares internos y algunos cambios neurológicos, epilepsia tardía, mareos y vértigo severo.

Efectos 2
Efectos 3
Alteración del equilibrio Fatiga corporal
El equilibrio es regulado por el aparato vestibular, el cual por encontrarse dentro de la cavidad del oído interno es vulnerable a los estímulos sonoros intensos. Cuando ello sucede, puede verse temporalmente afectado el sentido del equilibrio, lo cual a su vez puede conducir a que se experimenten deficiencias motrices, movimientos rítmicos e involuntarios de los ojos, mareos, vértigo, náuseas e incluso desmayos.Se ha observado que la estimulación mayor de un oído que del otro, provoca alteraciones más significativas en el equilibrio que una excitación similar a ambos oídos. La sensación de fatiga puede ser experimentada como causa directa del ruido o bien inducida directamente. La fatiga se presenta especialmente cuando el ruido tiene componentes de baja frecuencia ó incluso infrasonidos. Los trabajadores expuestos cotidianamente a esta tipo de ruido pueden experimentar fatiga crónica.
Alteración del equilibrio Fatiga corporal
El equilibrio es regulado por el aparato vestibular, el cual por encontrarse dentro de la cavidad del oído interno es vulnerable a los estímulos sonoros intensos. Cuando ello sucede, puede verse temporalmente afectado el sentido del equilibrio, lo cual a su vez puede conducir a que se experimenten deficiencias motrices, movimientos rítmicos e involuntarios de los ojos, mareos, vértigo, náuseas e incluso desmayos.Se ha observado que la estimulación mayor de un oído que del otro, provoca alteraciones más significativas en el equilibrio que una excitación similar a ambos oídos. La sensación de fatiga puede ser experimentada como causa directa del ruido o bien inducida directamente. La fatiga se presenta especialmente cuando el ruido tiene componentes de baja frecuencia ó incluso infrasonidos. Los trabajadores expuestos cotidianamente a esta tipo de ruido pueden experimentar fatiga crónica.
Efectos 4 Efectos 5
Deficiencias vocales Efectos cardiovasculares
Debido a que cuando una persona desea comunicarse en un ambiente con alto nivel de ruido, eleva involuntariamente la potencia de su voz, el verse obligado a hacerlos constantemente, puede ocasionar alteraciones crónicas en su aparato vocal. La exposición al ruido puede provocar diferentes disturbios y patologías cardiovasculares como vasoconstricciones periféricas, daños isquémicos, hipertensión, aumento del colesterol en la sangre, taquicardias y cambios morfológicos del corazón.
Varios estudios epidemiológicos realizados, han permitido concluir que la exposición sostenida a niveles sonoros entre 85 y 90 dB(A), crea un riesgo de una afección coronaria equivalente a una edad 10 años superior a la real.
Efectos 6 Efectos 7
Efectos gastrointestinales Respiración
Ante la presencia del ruido se observa una reducción de la motilidad del estómago, la cual consiste en la contracción de los músculos del estómago, disminuciones en la secreción de ácido, situaciones que podrían aumentar el tiempo de transito intestinal. Se registran aumento o disminución de la secreción de saliva, dependiendo del tipo de ruido al que se este expuesto.Adicionalmente, personas expuestas a ruidos intensos (mas de 85 dB (A)), experimentan un incremento de hasta 5 veces en el riesgo de contraer gastritis o alguna úlcera estomacal, intestinal o duodenal. El ruido ocupacional de larga data, reduce los mecanismos de regulación respiratoria y en determinadas condiciones de ruido, se pueden presentar dificultades para respirar, sentir ahogamiento y generar tos.
Efectos 8 Efectos 9
Alteraciones endocrinas e inmunológicas Cambios en el sistema nervioso central.
La glándula suprarrenal, en presencia de ruido, segrega en mayor cantidad de cortisol, adrenalina y noradrenalina. El exceso de cortisol en el cuerpo provoca efectos sobre el sistema inmunológico, aumentando la glicemia (glucosa en la sangre). Las catecolaminas (adrenalina y noradrenalina) son estimulantes que incrementan la actividad de funciones corporales, como el ritmo cardiaco, la presión sanguínea entre otras. Sin embargo estos efectos son considerables cuando la persona se encuentra expuesta a altos niveles de ruido cotidianamente.Ante la presencia de ruido también se pueden incrementar los niveles de HGH (hormona del crecimiento), ACTH, andrógenos, la liberación de glucosa en la sangre y variaciones en la población de linfocitos T. El ritmo alfa se modifica cuando existen estímulos acústicos y se genera una reducción de la reacción frente a un estímulo luminoso.En caso de ruidos sorpresivos, se produce una reducción de líquido cefalorraquídeo.
Efectos 10 Efectos 11
Efectos en la vista  
La exposición sonora de ciertas características provoca la dilatación de las pupilas. Esta dilatación está acompañada de una vasoconstricción sanguínea periférica. También se puede presentar un estrechamiento del campo visual y una disminución de la percepción del color. Efectos 12
Rendimiento en las tareas
El efecto que tiene el ruido en las tareas depende del tipo de labor que se desarrolle, pudiendo ser perjudiciales en casos en que se necesite atención visual ó altos niveles de atención, pero si el ruido es constante, puede ayudar a mantener la concentración en tareas repetitivas.
  • El ruido constante por encima de los 95 dB afecta tareas de vigilancia intensa a varias fuentes de información en búsqueda de pequeños cambios, aumenta la memoria intencional y disminuye la memoria incidental
  • Los ruidos fluctuantes son distractores más potentes que los ruidos constantes. Además se observó que ante los ruidos intermitentes, la pérdida del rendimiento se produce también en el período intermedio donde el ruido está ausente. De hecho, durante este lapso intermedio puede ser mayor el efecto sobre la concentración que durante el período activo. Incluso, el rendimiento puede decrementar a medida que pasa el tiempo luego de haber cesado el ruido.
  • Factores importantes que determinan la profundidad de la alteración son la capacidad de control sobre la fuente de ruido y la diferencia de niveles entre el periodo activo y el inactivo, más que el nivel mismo del ruido.
  • El ruido impulsivo genera efectos perjudiciales que usualmente duran dos o tres segundos, pero que pueden extenderse hasta 30 segundos, siendo especialmente afectadas las tareas de coordinación mano-ojo.
  • Si una persona oye voces mientras lee o durante la realización de una tarea que requiera recordar un material verbal, el rendimiento declina drásticamente. El nivel sonoro del habla no es tan relevante para evaluar la distracción ejercida. Una reducción de 10 dB en un ruido de banda ancha puede significar una recuperación importante del rendimiento, pero la misma reducción de nivel equivalente del habla no aportará notables mejoras.
Efectos 13
Estrés, molestias y cambios de ánimo
El efecto que tiene el ruido en las tareas depende del tipo de labor que se desarrolle, pudiendo ser perjudiciales en casos en que se necesite atención visual ó altos niveles de atención, pero si el ruido es constante, puede ayudar a mantener la concentración en tareas repetitivas.
Efectos 14

La molestia causada por el ruido está fuertemente influenciada por la personalidad y la historia del individuo, pero es particularmente relevante en los ámbitos de distensión y descanso, dependiendo tanto del nivel de presión máximo que emite las fuente, como el número de eventos de ruido existentes.

El ruido puede causar estados de ánimo “activos”, como por ejemplo irritabilidad, enojo, ansiedad, fastidio, nerviosismo, exaltación, entre otros.

Algunas personas manifiestan su descontento, mientras que otras lo padecen sin expresarlo. Ejemplo de esto son los estados de mayor reserva que algunas personas tienen cuando están expuestas al ruido: incomodidad, inestabilidad, depresión, frustración, fatiga, impotencia (por no poder evitar la situación), entre otros.

Algunos tipos de ruidos repetidos día a día pueden desembocar en problemas psiquiátricos, como locura leve ó inducir inhibiciones fisiológicas como la pérdida del apetito y la disminución del deseo sexual, alteraciones que pueden conducir a más estados de ánimo.